Somos comunidad que cuida la casa común

08
Jul

Los Objetivos Laudato Si’ guían las acciones, redefinen y reconstruyen la relación con los demás y con la casa común.

El Plan Local de la comunidad para el cuidado de la Casa Común es una iniciativa propuesta por el Papa Francisco al “Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral”, que promueve la participación activa en una serie de acciones implementadas por cada comunidad.

Queremos responder de este modo a la llamada que nos ha hecho el Papa Francisco a «desarrollar una “amorosa conciencia” de no estar desconectados de las demás criaturas, de formar con los demás seres del universo una preciosa comunión universal en esta casa que compartimos y a actuar desde los valores en los que creemos» (Cfr. LS 220).

Para esto se construye un Plan Local que se hace operativo a través de las acciones desarrolladas por la Comunidad Educativa. Este plan esta siendo animado y acompañado por sor Julia Arciniegas a nivel inspectorial. Tiene como objetivo General: Afrontar la actual crisis ambiental con una incidencia directa y operativa en el cuidado del ambiente (cfr. LS 211), asumiendo los siete objetivos Laudato Si’ para ir asimilando, de este modo, la Ecología integral.

Motivadas por la lectura de la Encíclica Laudato Si’ y atentas al grito de la tierra, la casa Inspectorial Santa María Mazzarello y la I.E. Madre María Mazzarello, han puesto en marcha algunas propuestas que el Dicasterio presenta en el plan y que se esfuerzan en vivirlo en lo cotidiano. Ser conscientes de la llamada que todos tiene en cuidar y custodiar la casa común, en el cuidado de los recursos y promover entre las niñas y jóvenes de la Institución y la Pastoral Inspectorial estrategias que favorezcan la protección no solo del ambiente sino también de las personas mas vulnerables de nuestro mundo. Algunas de estas propuestas son:

  • Cuidado y uso moderado y consciente del agua.
  • Almacenamiento de agua lluvia y utilización de la misma.
  • Reducción del uso de la corriente eléctrica con acciones concretas: (apagado de luces o aparatos dotados de modalidad stand-by y de luces no necesarias, utilización de lámparas solares).
  • Protección de la biodiversidad mediante la plantación de jardines, plantas y árboles originarios (Plantación de 90 árboles MJS).
  • Uso apropiado de fertilizantes (abono orgánico para los jardines).
  • Instalación de electrodomésticos eficientes (cambio de lavadora vieja por lavadora nueva con consumo bajo de energía).
  • Implementación del día miércoles verde en la Institución Educativa.
  • La acogida en las Instituciones Educativas de jóvenes pobres y vulnerables ofreciéndoles acompañamiento educativo, espiritual y psicológico.
  • “Espacios formativos”, sesiones de catequesis sobre la dignidad de la persona humana, el valor de la vida, de la familia.
  • Orientación a los/as jóvenes para que enfoquen la vida como vocación y servicio.
  • Opciones concretas hacia los menores abandonados y en situación de riesgo (activación de ruta con las autoridades competentes).
  • Solidaridad con las problemáticas de los “sin techo”, del hambre, de las necesidades de los jóvenes desocupados, de los migrantes, de los diversamente hábiles (Trabajo en red con la fundación Fraternidad Medellín para alimentación y ayudas en salud. Comedor comunitario con aporte del personal docente.)
  • Se educa y forma a la cultura del reciclaje, del adoptar lo que se puede usar de nuevo, del reparar las cosas y de reducir al máximo los desperdicios.
  • Conocer y sensibilizar sobre los aspectos negativos de los combustibles fósiles, las consecuencias para el ambiente y los ecosistemas en general. Privilegia comprar los productos del territorio.

Se celebró la semana de la Laudato Si, empeñados en crear conciencia de la necesidad de una conversión ecológica y social.

Por Sor Laura Cifuentes

Deja un comentario

¡Chatea con nosotros!